Mi foto
Estudiante de letras, pecosa, menorquina, moñas titulada, utópica empedernida y agaporni reciente.

miércoles, 15 de agosto de 2012


    Porque rompes todos mis esquemas. Nunca había pensado que la vida me daría un tortazo como este.

    Siempre había odiado y repelido esa actitud de dependencia que demuestran ciertas personas hacia su pareja, esa impotencia que dicen sentir frente a cualquier plan que lo incluya, esa sana adicción que tanto se lee por múltiples sitios. Siempre he sido de las que, sin duda alguna, necesitan a sus seres queridos a su alrededor y de aquellas a las que no les gusta poner distancias, pero que, si se tercia y no hay alternativa posible, no sufre como si de un suplicio se tratase cuando no los tiene a su lado. Siempre he creído que hay tiempo para todo y que no tiene por qué haber nada que sea un “continuo”, un “siempre” que no pueda faltar en ningún momento. Siempre he sido de las que propagan que “no somos medias naranjas” y no hay un único alguien que pueda darte y arrebatarte toda la felicidad.

    Pero tú… Tú me has hecho ver que sí existen todas estas cosas. Que una sola persona en este inmenso planeta, un único y exclusivo ser, puede hacerte sentir la persona más afortunada del universo solo con mirarte o con acariciarte la mejilla, y, sin embargo, quitarte las ganas de todo con su simple ausencia. Que sí, que mi felicidad ya depende de ti, que cuando veo que no te tengo todo pierde la gracia, que cuando te oigo las comisuras de mis labios llegan a límites insospechados y que cuando te siento… Cuando te siento sé que nada puede conmigo, con nosotros, que aunque fuésemos solos tú y yo contra el universo me enfrentaría a ello sin pensarlo dos veces. Y es que algo tan simple como el roce de nuestras manos, un simple guiño de apoyo, me da siempre toda la fuerza que necesito para seguir, para luchar, para confiar en que todo puede salir bien. 

Porque, sin duda, las fusiones perfectas es lo que tienen. Indestructibles, irrevocables.


3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias por pasarte por mi blog y dedicarme un comentario! sé que llego un poco tarde pasándome por aquí pero mas vale tarde que nunca como dicen! y yo he de decirte que me gusta mucho tu blog así que me verás más veces por aquí y respecto a tu texto la mejor forma de evitar la tentación es caer en ella, no evites algo que dentro de tu corazón te está diciendo adelante. Puede salir bien, y si no sale quizás no sea dolor solo una experiencia más que al fin y al cabo siempre nos traerá buenos recuerdos.

    Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  3. Excelente post amiga, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar este espacio. Te invito a visitarme en:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar

Espontaneidades