Mi foto
Estudiante de letras, pecosa, menorquina, moñas titulada, utópica empedernida y agaporni reciente.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Pasión en estado puro.

    Estuvieron cogidos de la mano mientras esperaban al tren lanzándose miradas cómplices una tras otra. Después, aquellos dos asientos, al igual que los labios, fueron uno solo durante todo el trayecto: él estuvo constantemente ocupando el suyo, resguardando el cuerpo de la chica entre sus brazos.
    Pasión en estado puro.
    Jamás podrían haberse percatado de que los estaba observando. Uno para el otro lo eran todo. Objeto único de atención. Persona en este mundo. Mundo, si apuras. Centro del universo.
    Me gustaría pensar que al salir de allí se fueron a pasar un fin de semana íntimo a la montaña, refugiándose del frío al lado de la hoguera sin separarse un instante. Pasando noches apasionadas, utópicamente interminables despertares siendo el rostro del otro lo que viese. No se me pasa por la cabeza un "para siempre en esa relación", pero sí en los momentos, en los recuerdos inolvidables, en las miradas que quedan ancladas en la mente y en las huellas dactilares grabadas en las mejillas.

3 comentarios:

  1. Cuando se está con quién se quiere estar el horario se detiene, el resto del mundo no es necesario.

    ¿Cuanto duraran? Eternamente.

    ¿Cuanto dura la eternidad? Para algunos tres horas, para otros tres días, tres meses, tres años...

    ResponderEliminar
  2. He visto tus post y son geniales. Me gustaria que conocieras mi blog. http://mariamaggioni.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Espontaneidades